Archivo diario: 15 octubre, 2011

286/365



En tren de vuelta, originalmente cargada por rutroncal.

Un viaje más de vuelta… que por supuesto vino precedido por uno de ida…

Días fuera de casa y cuando viajas siempre tienes ocasión de pensar en lo que te rodea, en tus problemas, en la gente que tienes a tu lado, en lo que te queda por hacer…

Eso me recuerda a un extracto del libro «Las tres preguntas» de Leon Tolstoi que son:

¿Cuál es el momento más oportuno para hacer cada cosa?
¿Cuál es la gente más importante con la que trabajar?
¿Cuál es la cosa más importante para hacer en todo momento?

La maravillosa respuesta que le da el ermitaño al emperador (los personajes del cuento) es:
«Recuerda que sólo hay un momento importante y es ahora. El momento actual es el único sobre el que tenemos dominio. La persona más importante es siempre con la persona con la que estás, la que está delante de ti, porque quién sabe si tendrás trato con otra persona en el futuro. El propósito más importante es hacer que esa persona, la que está junto a ti, sea feliz, porque es el único propósito de la vida.»

Después piensas… y agradeces cada minuto, y aunque todos tenemos problemas (mayores o menores según el día), la clave está en cómo los hacemos frente y en cómo hacemos que valga cada minuto. La clave está en encontrar el sentido de nuestra vida y que ésta al mismo tiempo tenga sentido.


285/365



Sin tarjeta.. No hay movimiento, originalmente cargada por rutroncal.

Cada vez damos más importancia a la seguridad… a todos los elementos que nos aportan más confianza en nuestro entorno y que en ocasiones pueden (creo) darnos una falsa sensación de seguridad…

En mi opinión, a veces nos llegamos a obsesionar con estas cosas y nos olvidamos del resto de detalles…. pero claro, cuando hablamos de protección y tal como están los tiempos… nadie podría afirmar qué es lo que es suficiente o mínimo necesario, ¿no? ¿Será cuestión de cada uno?

Me gustaría compartir con vosotros un cuento sufi sobre la falsa seguridad y creo que nos da para más de una reflexión ¿no creéis?

El mulá Nasrudin armado

Muy asustado en una noche obscura, mulá Nasrudín viajaba con una espada en una mano y una daga en otra. Le habían dicho que eran seguros medios de protección.

En su camino se encontró con un asaltante, que le robó su asno y sus alforjas con valiosos libros.

Al día siguiente, cuando se estaba lamentando de su suerte en la casa de té, alguien le preguntó.

-Pero, ¿por qué dejó que se llevara sus posesiones, mulá? ¿No tenía los medios para detenerlo?

-Si mis manos no hubieran estado ocupadas –dijo el mulá-, hubiera sido otra historia.

Cuento de la filosofía sufí, recopilados en su mayoría por Idries Shah (sacado del libro «Las ocurrencias del increíble Mulá Nasrudín)

Y a vosotr@s ¿qué os ha parecido la historia?


284/365

En un momento del paseo diario junto con el pelón, hemos tenido oportunidad de ver un pequeño ratoncillo que tranquilamente estaba royendo un dátil….

Cuando he querido acercarme para fotografiar el momento… el pequeño roedor ha sido asustado por el gruñido que le ha soltado mi pelón… así que con suerte he podido pillar el momento de la huida… jejeje

El caso, es que este pequeño roedor, me ha recordado a la película de Ratatouille y al lema del Chef Gusteau de «cualquiera puede cocinar»… bien, creo que este mismo lema puede aplicarse a cualquier ámbito de nuestra vida, pensando que la ilusión, pasión, esfuerzo y perseverancia pueden ser ingredientes suficientes y necesarios para lograrlo ¿no creéis?


A %d blogueros les gusta esto: